Buscar

S.lorca

Un cuento

Ella no era hablancanieves, aunque su piel fuera blanca como las plumas de los nuevos polluelos, suave como el algodon y fina como la porcelana, aunque sus labios eran rojos, muy rojos como la sangre o incluso más que el... Seguir leyendo →

Un día más

Me siento apatica mientras veo el ir y venir del tiempo como hojas de papel en un mar de plastico, todo tan ficticio, todo tan oxidado, como si el "tú" careciera de sentido, como si el "yo"  ya no tuviera... Seguir leyendo →

Una historia diferente

Si llegase el día que tú tengas el suficiente valor y yo la suficiente fuerza, te diré que es lo que echo de menos, pero posiblemente no satisfaga tu corazón. Tú que me entregaste la inmensidad que reside en tus... Seguir leyendo →

Cómo un niño

Era como un niño tomando la primera bocanada de aire en un inmenso oceano de sensaciones, con su cabeza apollada en un pecho ajeno a su grandeza, que no conocía la rabia de vivir, mientras que dedos calidos vagaban sin... Seguir leyendo →

Dulce agonía de pecho

Por la agonía que arrastra mi moribundo cuerpo corroido por la enfermedad más destructiva que existe. Aun así no condeno el momento en que tus manos rozaron mi cuerpo y se estremeció sabiendo que aquella era la primera dosis de... Seguir leyendo →

Puro capricho

Los suspiros de la vida son los momentos que te dejan sin aliento, es como si el tiempo se congelara y no tuviera el valor de avanzar y por un instante el mundo te da tregua de su continuo vaivén... Seguir leyendo →

Era…

Tenebroso... Tenebroso era no encontrar tus ojos en ningún lugar, solo sentirme como en casa en las esquinas, refugiarme en tus recuerdos y el calor que persistía en la punta de mis dedos de tocar tu tibia piel. Miedo... Miedo... Seguir leyendo →

Me enamoré

Me enamoré de ti como se enamora el alpinista de la cima nevada. Me enamoré de tus manias como se enamora un matematico del teorema que arregla el problema de su vida. Me enamoré como lo hacen los poetas, deprisa,... Seguir leyendo →

Sin que me de cuenta

Deborame con los ojos y los dientes, sienteme latiendo en tu pecho y en la punta de tus dedos, excitame con tus escalofríos y la posición de tu cuerpo, dame calor con los mismos brazos que haces cadenas, cortame las... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑